Con el tiempo…

paso del tiempo

Con el tiempo aprendí que las cosas más importantes de la vida no son cosas y que es mejor ser rico en amigos y pobre en dinero, que rico en dinero y pobre en amigos.

Que los amores vienen y van mecidos por las olas de la vida pero los verdaderos amigos permanecen a tu lado varados en la orilla para siempre.

Aprendí que la Música puede ser medicina para el alma pero sólo aquellos que te quieren pueden ayudarte a cerrar por completo tus heridas.

Con el tiempo aprendí que los más lejanos a veces se convierten en los más cercanos y que los que tenemos al lado a veces están muy lejos.

Aprendí que los silencios pueden hacer más daño que las palabras porque algunas veces, lo que más duele es aquello que nunca se dijo.

Aprendí que una sola palabra puede romperte el corazón y una frase cambiarte la vida.

Que la vida es demasiado corta para desperdiciarla en batallas perdidas… que el pasado nunca vuelve y que el futuro se construye cada día.

Aprendí que la soledad puede sentirse aún estando rodeado de mucha gente y que te puedes sentir dulcemente acompañad@ en la soledad de una casa vacía.

Que las palabras se las lleva el viento y que el Amor se demuestra con pequeños detalles cada día.

Aprendí que la confianza es frágil y que una vez perdida es dificil volver a recuperarla.

Que es mejor no juzgar a las personas por las cosas que hicieron porque no sabes qué habrías hecho tú en sus mismas circunstancias.

Aprendí que el día tiene pocas horas y que el tiempo, junto con la salud, es lo más valioso que nos regala la vida.

Con el tiempo aprendí que se puede llorar sin lágrimas pero no se puede ser feliz sin sonrisas.

Aprendí que a veces el corazón duele cuando piensas en la persona que amas porque ansías estar a su lado y la vida no te deja.

Que un abrazo da calor y seguridad a quien lo recibe y expresa el Amor de quien lo entrega.

Que una sola mirada puede atravesarte el alma, llegar hasta donde nunca consiguió llegar nadie y desarmarte por completo porque las miradas dicen lo que siente el corazón… y los labios callan.

Aprendí que una sonrisa puede iluminar un día gris y una voz acariciarte el alma.

Que unas pocas palabras escritas pueden reconfortar tu espíritu y darte la fuerza que necesitas para seguir adelante.

Que un beso podría reconstruir una vida y que nunca es tarde para comenzar de nuevo.

Con el tiempo aprendí que todo ocurre por alguna razón y que cada paso que damos nos conduce hacia nuestro destino.

Aprendí que dejarse guiar por el corazón es importante pero tampoco es bueno perder la cabeza porque los “ojos del corazón” distorsionan la realidad y la cabeza siempre pone una pizca de cordura.

Que si alguien te quiere de verdad deseará que camines a su lado, en lo bueno y en lo malo, para continuar el viaje de la vida juntos. Ni delante, ni detrás… Unidos para impulsarse y darse fuerzas mutuamente cuando el viento sople en contra.

Aprendí que cuando no sabemos bien lo que queremos, y dejamos nuestra vida a merced del viento, corremos el riesgo de perder lo que más nos importa…. porque nadie está dispuesto a esperar eternamente.

Aprendí que, aunque el tiempo avanza sin remedio, todavía es posible amar para siempre y que nunca debes rendirte, nunca debes dejar de perseguir tus sueños porque a veces, sólo a veces, la vida te sorprende… y tus sueños pueden hacerse realidad.

Aprendí a vivir, a convivir, a amar, a no odiar, a reír, a llorar, a perder, a ganar, a mirar de nuevo al futuro y a reconstruir una vez más mi vida…..y todo esto lo aprendí…con el paso del tiempo.

Otesania – 2014

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s