Escritos · Música · Reflexiones · video-montaje

Esto es una balada Heavy: «Adios» (Leyenda)

Rescato esta entrada porque… esta balada de LEYENDA, de la que hice este vido-lyric hace tiempo, refleja a la perfección lo que se siente con la pérdida de un ser querido… Lo que estoy sintiendo yo estos días con la pérdida de mi tío Kiko, hermano de mi padre.
¡Qué dificil es decir adiós!
D.E.P. tio.

"Tengo mi Paz"

Siempre se ha dicho que las baladas «heavys» son las mejores….. pero no sé… Supongo que, como en todos los géneros habrá de todo; unas serán mejores y otras serán peores pero, lo que si puedo decir y puedo dar fe de ello, es que las baladas en un concierto Heavy crean momentos muy especiales… Son como un remanso de paz en medio de una tormenta… Son esa ventana que de repente se abre durante unos minutos y te deja «ver» y «sentir» el alma de ese «heavy» que unos segundos antes estaba metiendo «tralla» con ritmos trepidantes, agudos imposibles o graves de ultratumba… Las baladas heavys son…el «alma del Metal»… Son sentimientos a flor de piel…Sentimientos en estado puro que hacen que una lágrima ruede por tu mejilla sin saber muy bien por qué… Eso es lo que ocurrió la primera vez que escuche esta pedazo balada…y aún…

Ver la entrada original 47 palabras más

Escritos

Hasta siempre, primo…

No sé cómo decirte adiós, primo. Sé que estabas sufriendo mucho y lo menos egoísta es dejarte ir para que por fin puedas descansar en paz pero, algo dentro de mi se niega a llorarte. Algo dentro de mi espera volver a verte este verano, como cada año desde que tengo memoria, en el huerto de la abuela…bajo la nogal que ya no existe, o… en el teso..trasteando por el jardín de tu casa o…de «speaker» amenizado las fiestas de la Patrona. Algo dentro de mi se niega a dejar de ver tu sonrisa…aunque sé que ahora se las estarás regalando de nuevo a tu padre y le estarás haciendo cosquillas a la abuela Sebastiana. 

No nos olvides y cuídanos desde allá arriba. Nosotros no te olvidaremos y nuestras lágrimas (ahora sí) serán derramadas con la esperanza de que volveremos a vernos algún día cantando «La carreta» desde las nubes. 

Te queremos primo. 

Descansa en paz. 

© Otesania 2019

Escritos

Para siempre…mañana.

Y me viste partir.

Unos pasos ayer…

Unos metros hoy…

Una eternidad mañana…

Me alejaba de ti… de nosotros…

De la Vida.

Y me viste caer en el olvido.

Un poquito ayer…

Otro poco hoy…

Una eternidad mañana…

Me olvidaba de ti… de nosotros…

De la Vida.

Y me viste morir…

Una pizca ayer…

Un puñado hoy…

Para toda la eternidad mañana.

Y entonces…recordaste que algún día estuve cerca… Muy cerca…

Y me echaste de menos.

Y yo te dije adiós.

Un poquito ayer…

Otra pizca hoy…

para siempre….Mañana.

© Otesania 2018

Música · video-montaje

Esto es una balada Heavy: «Adios» (Leyenda)

Siempre se ha dicho que las baladas «heavys» son las mejores….. pero no sé… Supongo que, como en todos los géneros habrá de todo; unas serán mejores y otras serán peores pero, lo que si puedo decir y puedo dar fe de ello, es que las baladas en un concierto Heavy crean momentos muy especiales… Son como un remanso de paz en medio de una tormenta… Son esa ventana que de repente se abre durante unos minutos y te deja «ver» y «sentir» el alma de ese «heavy» que unos segundos antes estaba metiendo «tralla» con ritmos trepidantes, agudos imposibles o graves de ultratumba… Las baladas heavys son…el «alma del Metal»… Son sentimientos a flor de piel…Sentimientos en estado puro que hacen que una lágrima ruede por tu mejilla sin saber muy bien por qué… Eso es lo que ocurrió la primera vez que escuche esta pedazo balada…y aún hoy, después de haberla escuchado muchas veces para hacer este video-lyric, se me pone un nudo en la garganta cuando la escucho. Esta balada tiene «algo»…pero no se explicar qué es.

Escuchadla hasta el final. Prestad atención a las imágenes. Prestad atención a la letra… y veréis…

Escritos

Quería volar

Y un día se fue. Lo hizo en silencio. Cerró las ventanas del alma y dejó escapar un último suspiro. La luz de su corazón se apagó pero ella siguió brillando para iluminar nuestro camino y en sus labios, alguien vio por última vez esa tierna sonrisa que a tantos pudo haber conquistado. El viento susurró a lo lejos su nombre y lo siguió. Quería volar. Dibujar con hilos dorados de esperanza el cielo gris de Madrid pero ya no quedaba hueco para la esperanza. Dejó de luchar. Quería encontrar su paz. Eran ya muchos años y estaba cansada… Muy cansada… Necesitaba dormir para poder seguir soñando.

Descansa amiga… Te sigo echando de menos.

– Otesania –  2015