Escritos · Pinceladas de Cordura

Pinceladas de Cordura (128)

Hay gente que dice que no le gusta estudiar pero…Nos guste o no…aprender es inevitable….Nos pasamos tooooda la vida aprendiendo. Comienza el aprendizaje con nuestras primeras lágrimas y terminaremos de aprender con nuestro último aliento.

©️ Otesania 2020

Entradas Interesantes (Reblogueadas)

Rebloguear, esa maravillosa costumbre.

Reblogueo esto otro artículo que me parece muy interesante, escrito por Israel en su blog https://eldestrio.wordpress.com
Echadle un ojo y…. ponedlo en práctica…si queréis, claro. 🙂 🙂

El destrío

Parece que la anterior entrada con consejos sobre el uso de wordpress ha tenido muy buena aceptación; me alegro mucho, porque eso significa que algunas de esas ideas habrán sido útiles, y ese era precisamente el propósito. Me anima a continuar explicando lo poco que sé de este medio y aportando más ideas que espero sean útiles.

En esta entrada me voy a centrar en una utilidad de una importancia fundamental: rebloguear. Para mí es el instrumento más importante para darse a conocer en wordpress, y ahora os voy a explicar por qué.

Ver la entrada original 877 palabras más

Pinceladas de Cordura

Pinceladas de Cordura (33)

Siempre he pensado que nada sucede por casualidad. Que cuando aparece alguien nuevo en tu vida ocurre por alguna razón. Puede venir a traerte alguna enseñanza o a llevarse algo de lo que tú has aprendido de situaciones anteriores. En el momento en que sucede no te das cuenta pero, cuando miras al pasado y ves las cosas con perspectiva, puedes llegar a captar esos «hilos invisibles» que nos unen a las personas y que poco a poco van entretejiendo el tapiz de nuestra vida dando respuesta a muchas de nuestras preguntas.

Ⓒ Otesania – 2017

Crónicas · Música

¡¡¡ATLAS, los «TITANES del SIGLO XXI» han vuelto para quedarse!!!

ATLAS- WE ROCK_20150623-WA0011

Ya dije allá por mayo de 2010 que quien puso el nombre «ATLAS» a esta banda estuvo muuuy acertado porque, después de varios años de ausencia, el viernes 19 de junio volvimos a ver sobre el escenario de la We Rock a cuatro auténticos «titanes»… poderosos… grandes…. muy grandes… gigantescos… Ellos son: Ignacio Prieto (voces y guitarra), José Martos (batería), Manolo Arias (guitarra solista) y Ángel Arias (bajo)….¡¡Los Titanes del Siglo XXI»!!

Y, aunque no siempre se cumple aquello de que cuando deseas algo con fuerza el Universo entero se confabula para que lo consigas, y esta vez la probabilidad de que se «chafara» el asistir al concierto era bastante alta (Zeus debía «andar a por uvas» la semana pasada y casi me la lía), finalmente el Universo se confabuló y a las 21:30 estábamos en la We Rock esperando impacientes que comenzara el concierto.

¡Mira que le gusta a la gente hacerme sufrir!! A las 21:45 todavía no había muchas personas dentro y yo empezaba a preocuparme… Por suerte debían estar todos fuera apurando los últimos cigarrillos porque a las 21:55 empezó a entrar gente sin parar y en pocos minutos la sala estaba prácticamente llena. Desde mi posición de la última fila se veía muuuuy buen ambiente cosa que me alegra siempre y en este caso, más. A las 22:15 aprox. quitan la música ambiental y empiezo a oír la Intro…¡¡Biennnn!! ¡¡Ya empieza!!! Mi hermano Ángel lleva rato en las primeras filas buscando algún punto estratégico para sacar fotos porque han «acordonado» la primera fila para la prensa y él no está acreditado así que le tocó «buscarse la vida», aunque por lo que me dijo después tuvo algo de ayuda, jejeje. (¡¡Estoy deseando ver el resto de las fotos que hizo!!)

Salen a escena José Martos, Manolo Arias, Ángel Arias e Ignacio Prieto quien ya desde el inicio parece un terremoto sobre el escenario…. ¿He dicho terremoto? No…. dijimos que eran ¡¡Titanes del siglo XXI!! Titanes que habían dejado el proyecto ATLAS «aparcado» un tiempo después de grabar dos discos, «Atlas» y «Contra viento y Marea», para centrarse en otros proyectos pero que….. ¡¡¡Han vueltoooooooooooooo!! Ignacio saluda y rápidamente entra «en harina» y todos vemos muy claro desde el principio que, con esos «dones» que tiene: su amplio registro vocal y su gran carisma como frontman no tiene nada que envidiar a ningún vocalista de este país. Estuvo pletórico las dos horas que duró el concierto y su voz en lugar de ir a menos, como sería lógico después de dos horas sin parar, fue creciendo a lo largo del concierto hasta dejarle a él exhausto (doy fe de que estaba agotado al finalizar el concierto) y a nosotros «en una nube»…sorprendidos y emocionados por lo que acabábamos de presenciar.

Hubo muchos momentos especiales a lo largo de la noche… Hubo temas del primer disco, ATLAS: «2040»,»Adicto a la carretera», «Condenado loco», «Demasiado bueno para durar» (espectacular la intro coral que se marcaron, Ignacio, Manolo y Ángel), «Nosotros somos la revolución» (que comenzó con un solo de batería, también espectacular, de José Martos), «Quien no ha sido un perdedor» (momento íntimo del concierto donde Ignacio salió con la guitarra acústica para interpretar este temazo) «Generación sin miedo a vivir» y «El imperio de la Ley» (aquí Ignacio nos hizo participar a todos los presentes en un «duelo» vocal, que por supuesto ganó él, donde nosotros intentábamos repetir las melodías que el hacía primero, desde el grave más grave hasta el agudo más agudo e interminable.. que casi me revienta los tímpanos!! jejeje)…. Después del «duelo» vocal el tema se cerró con un solo de Manolo Arias, que hizo varios a lo largo del concierto, aunque el más largo y espectacular fue a mitad de la actuación dejándonos a todos con la boca abierta… Cuando tengo la suerte de ver a Manolo Arias, ya sea con Atlas, con Ars Amandi o haciendo alguna otra colaboración siempre digo lo mismo… pero es que no puedo decir otra cosa…¡Qué feeling tocando la guitarra tiene este hombre!! ¡¡Impresionante!!

Del segundo disco, «Contra Viento y Marea» también pudimos disfrutar varios temas: «Oveja negra», «Parte de ti, parte de mí» (donde José Martos se salió un poco del guión y metió un «chascarrillo» al estilo «Picapiedra» que nos hizo reír a todos…jejejeje ¡Qué grande José Martos y cómo aporreará la batería de fuerte para cargarse la tarima a mitad del concierto teniendo que salir un asistente a recomponerla un poco!!! jejejeje) También del segundo disco pudimos disfrutar de «Odisea», «Abriendo los ojos», «Viviré» (¡¡Qué bonita baladaaaaaaaaaa!!), Si me faltas tú» (en esta también hicimos duelo vocal con Ignacio…. y también ganó él… jejeje) y «Da igual».

Después de hora y media de concierto se despiden y se van del escenario pero no queremos que se vayan y nadie se mueve del sitio… Se oyen silbidos y gritos llamándoles para que vuelvan así que no les queda más remedio que salir… Empieza Manolo con la guitarra y se unen la batería y el bajo. Ignacio se une también e intenta «imitar» con su voz la guitarra de Manolo a modo de «duelo» guitarra/voz hasta que empiezan a sonar los Acordes de «Unidos», luego le sigue una versión de «Nada que hablar» de Barón Rojo que José Martos y Ángel Arias conocen muy bien y rematan el conciertazo con la que da título al segundo disco, «Contra viento y marea»…. tema con el que quizá nos quieran dejar bien claro que ATLAS ha vuelto para quedarse….»contra viento y marea»…. ¡¡Ojala sea así y podamos seguir disfrutando de esta gran banda de Hard Rock en Madrid y en toda España durante muuuuuchos años más.

ATLAS lo repito…. ¡¡Gracias por volver a los escenarios!! ¡¡Gracias por regalarnos dos horas de «medicina para el alma»!! ¡¡Gracias por la Música!! ¡¡Sois muuuuuuuuuy grandesssssssssssssssssssssssssssss!!

….Y millones de gracias a Marcos S. Perandones (para mí siempre serás el Sr. Manager!! jejejeje) por darme a conocer y recomendarme esta banda desde el minuto 1 de su presentación «en sociedad»… Si los he visto nacer…. Si los he conocido… Si hoy puedo disfrutar de su Música… es gracias a que tú me dijiste un día…»¡Escucha esto!» y….lo escuché… y descubrí la grandeza de esta banda… Descubrí de tu mano (bueno de tus «teclas» jejeje) a ATLAS, los «Titanes del siglo XXI», que ahora han vuelto y espero que sea para quedarse!!

Texto: Otesania
Foto: Sam’93

Junio 2015

Escritos

Con el tiempo…

paso del tiempo

Con el tiempo aprendí que las cosas más importantes de la vida no son cosas y que es mejor ser rico en amigos y pobre en dinero, que rico en dinero y pobre en amigos.

Que los amores vienen y van mecidos por las olas de la vida pero los verdaderos amigos permanecen a tu lado varados en la orilla para siempre.

Aprendí que la Música puede ser medicina para el alma pero sólo aquellos que te quieren pueden ayudarte a cerrar por completo tus heridas.

Con el tiempo aprendí que los más lejanos a veces se convierten en los más cercanos y que los que tenemos al lado a veces están muy lejos.

Aprendí que los silencios pueden hacer más daño que las palabras porque algunas veces, lo que más duele es aquello que nunca se dijo.

Aprendí que una sola palabra puede romperte el corazón y una frase cambiarte la vida.

Que la vida es demasiado corta para desperdiciarla en batallas perdidas… que el pasado nunca vuelve y que el futuro se construye cada día.

Aprendí que la soledad puede sentirse aún estando rodeado de mucha gente y que te puedes sentir dulcemente acompañad@ en la soledad de una casa vacía.

Que las palabras se las lleva el viento y que el Amor se demuestra con pequeños detalles cada día.

Aprendí que la confianza es frágil y que una vez perdida es dificil volver a recuperarla.

Que es mejor no juzgar a las personas por las cosas que hicieron porque no sabes qué habrías hecho tú en sus mismas circunstancias.

Aprendí que el día tiene pocas horas y que el tiempo, junto con la salud, es lo más valioso que nos regala la vida.

Con el tiempo aprendí que se puede llorar sin lágrimas pero no se puede ser feliz sin sonrisas.

Aprendí que a veces el corazón duele cuando piensas en la persona que amas porque ansías estar a su lado y la vida no te deja.

Que un abrazo da calor y seguridad a quien lo recibe y expresa el Amor de quien lo entrega.

Que una sola mirada puede atravesarte el alma, llegar hasta donde nunca consiguió llegar nadie y desarmarte por completo porque las miradas dicen lo que siente el corazón… y los labios callan.

Aprendí que una sonrisa puede iluminar un día gris y una voz acariciarte el alma.

Que unas pocas palabras escritas pueden reconfortar tu espíritu y darte la fuerza que necesitas para seguir adelante.

Que un beso podría reconstruir una vida y que nunca es tarde para comenzar de nuevo.

Con el tiempo aprendí que todo ocurre por alguna razón y que cada paso que damos nos conduce hacia nuestro destino.

Aprendí que dejarse guiar por el corazón es importante pero tampoco es bueno perder la cabeza porque los “ojos del corazón” distorsionan la realidad y la cabeza siempre pone una pizca de cordura.

Que si alguien te quiere de verdad deseará que camines a su lado, en lo bueno y en lo malo, para continuar el viaje de la vida juntos. Ni delante, ni detrás… Unidos para impulsarse y darse fuerzas mutuamente cuando el viento sople en contra.

Aprendí que cuando no sabemos bien lo que queremos, y dejamos nuestra vida a merced del viento, corremos el riesgo de perder lo que más nos importa…. porque nadie está dispuesto a esperar eternamente.

Aprendí que, aunque el tiempo avanza sin remedio, todavía es posible amar para siempre y que nunca debes rendirte, nunca debes dejar de perseguir tus sueños porque a veces, sólo a veces, la vida te sorprende… y tus sueños pueden hacerse realidad.

Aprendí a vivir, a convivir, a amar, a no odiar, a reír, a llorar, a perder, a ganar, a mirar de nuevo al futuro y a reconstruir una vez más mi vida…..y todo esto lo aprendí…con el paso del tiempo.

Otesania – 2014