Pinceladas de Cordura (148)

A veces mirar al pasado me causa ansiedad, dolor, miedo, incertidumbre… y surgen de nuevo mil interrogantes…. A veces mirar al futuro me produce los mismos sentimientos… y los mil interrogantes se multiplican por otros mil… y es entonces cuando me pregunto…¿No será mejor vivir y disfrutar «a tope» el presente para que los interrongantes del pasado no se conviertan en nuestras pesadillas y frustraciones del futuro?

©️Otesania 2021

Pinceladas de Cordura (90)

063C970A-B207-4A21-BD9D-CAF2E363A995

La felicidad es efímera. Aprovecha al máximo esos periodos de felicidad porque…la vida se compone de momentos y los momentos malos, que también son muchos…nos hacen valorar más los momentos buenos… Esas gotas esenciales de felicidad que nos ayudan a seguir caminando….a seguir aprendiendo…

© Otesania 2018

Pinceladas de Cordura (30)

El «mañana» no existe…todavía. Lo importante es «hoy… Lo importante es «ahora» pero, si quieres vivir sin sobresaltos, reserva una parte de tus ingresos para los imprevistos… para las «piedras» que puedas encontrar en el camino y, con el resto, disfruta de cada segundo como si fuera el último pero… no te molestes en acumular muchas cosas materiales porque, como bien dijo alguien una vez… yo tampoco vi nunca un camión de la mudanza detrás de un coche fúnebre.

Ⓒ Otesania – 2017

CARPE DIEM

CARPE DIEM_atardecer madrid

“No conozco gente más viva que la que sabe que se muere”

Esta impactante frase la oí hace poco en televisión. La dijo un médico que, si no recuerdo mal, trabajaba en Cuidados Paliativos en un hospital de Madrid. Me dejó impactada y no por la dureza de la frase sino porque yo también, desde hace algún tiempo, sé que esto es así pero nunca había sabido cómo expresarlo.

Cuando te diagnostican una enfermedad “grave”, sea la que sea, empiezas a ver la vida de otra forma. Empiezas a valorar los pequeños momentos de felicidad del día a día y te das cuenta que las cosas que tienen más valor no son precisamente las “cosas” sino las personas… los sentimientos… las sensaciones… Esas pinceladas de felicidad que a veces te regala la Vida a través de las personas que tienes cerca…. la salud (que es frágil)….el tiempo (que es insuficiente)… Te empiezas a plantear preguntas del tipo ¿Qué estoy haciendo en este mundo? ¿Mi paso por la vida está sirviendo para algo o para alguien? ¿Estaré dejando “posos” positivos en alguna de las personas que me rodean? ¿Me echará de menos alguien cuando me haya ido?…. Y entonces es cuando empiezas a “vivir” de verdad (el poco o mucho tiempo que te quede) porque el “tener”… el “poseer” dejan de tener sentido (si es que lo tuvieron alguna vez) y a partir de ese momento (si tienes suerte y la vida te da una segunda oportunidad) empiezas a plantearte el “ser”…. apurando cada instante para las cosas que realmente importan y a preocuparte por el “haber sido” (si efectivamente el fin de tus días ya está próximo).

La pena es que no nos damos realmente cuenta de esto hasta que la Vida nos da “un toque”, o ya es demasiado tarde, porque nadie “aprende en cabeza ajena” pero….si lees esto y nunca te lo habías planteado, dale una pensada ya mismo y… ¡¡No esperes mucho tiempo para empezar a “vivir” de verdad…. para empezar a “ser”!!

Yo tampoco conozco a mucha gente que esté más viva que la que sabe que va a morir…. CARPE DIEM.

Otesania – 2015