Pinceladas de Cordura (116)

063C970A-B207-4A21-BD9D-CAF2E363A995

Sí. El amor duele a veces pero… hasta de los amores no correspondidos o fallidos se aprenden cosas valiosas. Lo importante es no perder nunca la capacidad de amar para que, cuando llegue esa persona especial que quiera caminar el resto de su vida contigo, te encuentre preparad@ para ser feliz a su lado.

© Otesania 2019

Pinceladas de Cordura (89)

063C970A-B207-4A21-BD9D-CAF2E363A995

El Amor duele a veces pero, aún así, no te arrepientas nunca de haber amado. En todo caso, entristecete por quien no supo valorar todo el Amor que tenías para darle.

© Otesania 2018

Lluvia de verano

AF926F34-EDCF-4C15-B61A-7B1FE264B796

Llueve…

Cae la lluvia tras los cristales y a ti te siento muy lejos.

Llueve…

Olor a tierra mojada…y a distancia…y a un “quizá” que ya no espero.

Llueve…

Llora el cielo…y mi alma rota sigue llorando en silencio.

Llueve…

Caen las gotas empapando mi ansiedad…y acariciando un te quiero.

Llueve…

Yo sin ti…y tú sin mi…esperando que algún día salga el sol a nuestro encuentro…

…y se abra el cielo.

Arco iris de colores…de esperanzas…y de sueños.

© Otesania – 2018

Difícil mas no imposible

 

vida

¡Qué difícil lo pone la vida!
El amor es a veces quimera.
¡Qué difícil al ver su sonrisa!
¡Qué difícil tenerlo tan cerca!

Qué difícil sentir su cariño
Y disimular mi tristeza.
Difícil evitar miradas,
que adivinan lo que mi alma pena.

¡Qué difícil ser el que no sabe!
¡Qué difícil sentir sin que sientan!
¡Qué difícil, amor, tú lo sabes,
amar a quien no te echa cuenta!

Y es que la vida no para.
Ni por ti ni por mi espera.
¡Hay que seguir adelante.
Luchar contra viento y marea!

Difícil mas no imposible
Seguir amando y sonriendo.
Si a ti te veo feliz…
Seré feliz yo aún muriendo.

© Otesania 2018

Cerrado por decepción…

Después de varios años de resistencia, te colaste por una rendija de mi corazón y lo dejaste abierto de par en par… como una llaga en carne viva…Expuesto al amor pero también al desamor. Lo intenté… Juro que lo intenté. Incluso llegué a rozarlo con la punta de los dedos pero, de nuevo, resultó ser una quimera y se esfumó dejando tras de sí el dolor y la desilusión de lo que pudo haber sido y no fue… Hoy ya no me quedan fuerzas. La vida no me lo ha puesto fácil y me cansé de sufrir. He sellado de nuevo mi corazón y voy a arroparlo con mi propia piel. Tengo que protegerlo… Tengo que protegerme… No más lágrimas. No más decepciones… Necesito descansar. Tengo mi paz.

© Otesania 2017

No te enamores de mi…

No te enamores de mi… pues seguramente no soy como te imaginas.

No te enamores de mis palabras… porque ni  yo sé muy bien lo que digo, a veces.

No te enamores de mis ojos tristes. Busca otros ojos que brillen con esa ilusión que yo ya no encuentro. En los míos sólo quedan lágrimas.

No te enamores de mi sonrisa, ni de mis labios… pues ya perdieron la esperanza de encontrar un manantial donde saciar su sed de besos..

No te enamores de mi… No quieras saber lo que siento porque mi corazón está repleto de cicatrices y será difícil que vuelva a creer en el Amor algún día.

No… No te enamores de mi.. No quiero hacerte sufrir… No quiero verte llorar… Nadie merece el dolor de un Amor no correspondido… Ni siquiera él… Ni siquiera yo… y mucho menos tú.

Ⓒ Otesania 2017