Escritos

Quererte duele…

(Imagen extraída de Pintarest)

Sí…Quererte duele, ¿Sabes?

Quererte duele pero… no podía alejarme de ti porque estaba atrapada en el sonido de tu voz y en el silencio de tu ausencia.

No fue fácil pero… poco a poco lo conseguí… Me fui de puntillas… lentamente y sin hacer ruido… para que no te dieras cuenta.

Intenté no pensarte para no echarte de menos… Intenté dejar de quererte.

Se fueron las mariposas que revoloteaban en mis entrañas y sentí su ausencia… que también duele.

Hoy te escucho a lo lejos y te veo feliz y eso me hace feliz… pero aún duele.

Quien sabe… Quizá mañana deje de doler y la Vida me sorprenda con un Amor correspondido que me haga sentir lo mismo por otra persona…un Amor que consiga que regresen a mí las mariposas y que logre que este dolor desaparezca para siempre.

El tiempo dirá.

©️ Otesania 2020

Escritos

Aún hoy…

Hoy me he acordado de ti. Noté la ansiedad de tu ausencia en mi pecho…allá en lo más profundo…donde sólo llegan los sentimientos verdaderos y dolía…todavía duele.

Intento no pensarte… porque duele.

Intento no imaginar tu sonrisa…porque duele.

Intento no oír tu voz…porque duele.

Intento no cerrar mis ojos porque, si los cierro, veo de nuevo los tuyos mirándome con esa intensidad que me traspasa el alma….y duele.

Intento no recordar aquellas palabras que me dijiste y que resuenan una y otra vez en mi cabeza…porque duele.

Es noche cerrada. Madrid duerme pero yo no puedo dormir. La soledad elegida me acompaña…y duele.

Pasarán las horas y el alba me encontrará echándote de menos… pensándote… Intentando acompasar mi respiración a los latidos de mi corazón para que no se vuelva a romper en mil pedazos… y calmando mi ansiedad con tu recuerdo… que duele.

Hoy me he acordado de ti… como ayer… como mañana… como cada día… como cada madrugada y me doy cuenta que… tenerte tan cerca y a la vez tan lejos… aún hoy… todavía duele.

©️Otesania 2020

Escritos

Duele…

Duele.
Duele el silencio. Duele tu ausencia. Duele quererte.

Siento.
Siento el vacío. Siento las lágrimas.
Siento dejar de creerte.

Temo.
Temo esperarte. Temo el mañana.
Temo perderte.

Quiero.
Quiero abrazarte. Quiero besarte.
Quiero volver a tenerte.

Y duele…
Duele el mañana. Duele sin ti.
Duele dejar de quererte.

Otesania – 2015

Escritos

Cuando me haya ido…

rosas

Cuando me haya ido no quiero llantos ni lamentos.

No quiero caras tristes ni miradas perdidas.

No será el momento.

Cuando me haya ido no quieras saber qué pasó.

Ya no me preguntes si estuve triste o contento.

Si tuve dolor, si sufrí

Si fui feliz o mi vida fue un tormento.

Cuando me haya ido dará igual si me sentí solo o enfermo.

Si me preguntaste alguna vez

¿Qué tal va la vida? ¿Todo bien?

O nunca te preocupaste por saberlo.

Dará igual. Ya será muy tarde.

Ni será necesario, ni será el momento.

Cuando me haya ido que suenen gaitas y tambores,

Que se oigan las dulzainas

Y que mil acordes de cuerdas de acero,

Rompan el silencio lanzando a los vientos

Esas melodías que llenaron mi vida

De bellos y grandes recuerdos.

Cuando me haya ido no quiero crisantemos.

Traedme rosas,  gitanillas,  claveles de colores,

Margaritas…pensamientos.

Nada de flores tristes. No.

Nunca me gustaron las flores de los muertos.

Marche lejos la tristeza y se dibujen sonrisas.

Aunque ya no esté aquí me alegrará mucho verlo

porque… cuando me haya ido,

Los malos momentos no tendrán ya valor

Sólo quedarán los buenos recuerdos;

Los momentos felices vividos

Que a pesar de todo…. y aunque me haya ido,

Siempre serán nuestros.

– Otesania –
17 de abril de 2011