Micro-relato V – El alumno

notas y clave partitura_2

Trabajaba duro de 8 a 2 pero el resto del día lo dedicaba a su gran pasión: la Música.

Su madre lo supo cuando, con tres años vio que daba vuelta al cubo y empezaba a dar golpes rítmicamente con la pala. A medida que iba creciendo cualquier instrumento musical que pasara por sus manos llamaba su atención: un tambor, una guitarra, una flauta, una gaita, un teclado…

Amaba la Música y siempre estaba canturreando. De niño soñaba con hacer algún día sus propias creaciones. Las melodías estaban en su cabeza pero tenía que encontrar la forma de sacarlas de allí. Necesitaba un maestro.

Otesania – 2015

Anuncios

Micro-relato “Luna llena”

niño luna buena
Su madre lo había arropado al terminar el cuento y había apagado la luz pero no tenía sueño. La luna llena brillaba tras los cristales rodeada de millones de estrellas y el niño miraba por la ventana abrazado a Teddy soñando con poder alcanzarla algún día.

– ¿Podré llegar hasta allí?, pensó. ¿Habrá escaleras que lleguen tan alto?.

Saltó de la cama. Abrió la ventana y sorprendido vio aparecer una deslumbrante escalera dorada que se perdía en el cielo. Subió un escalón, otro más y otro… Cada vez más alto hasta desaparecer entre las nubes. ¡Buenas noches, Teddy! ¡Dulces sueñossssssssssss!

-Otesania- 2015

Micro-Relato IV – El Maestro

el maestro

Nadie sabía su edad. Parecía demasiado viejo para ser joven y demasiado joven para ser un viejo. Esperaba sentado sobre la alfombra a su alumno más querido, que se retrasaba, mientras escuchaba una suave melodía. Habían pasado diez años desde que el muchacho apareciera en su casa buscando ayuda… En cuanto lo vio supo que era “Él”. Aquel que tenía que llegar. En estos años poco había cambiado… o eso parecía. El alumno seguía teniendo cara de niño pero ya no era un recipiente vacio. El Maestro había volcado en él toda su sabiduría. Ahora era el más valioso de los hombres, aunque Él todavía no lo sabía.

-Otesania- 2015

Micro-relato II – La Certeza

tribal_awen

Nunca llegaría a saber por qué aquella mirada la había hipnotizado. Nunca sabría por qué esa voz había conquistado su corazón en sólo un segundo. Nunca sabría por qué el tiempo se paró de repente cuando “El Principito” volvió a sus manos pero, lo que sí supo al instante, es que era “Él”. Había “tropezado” con el hombre que tenía que llegar a su vida. El que tenía la otra mitad. El único que podía resolver el conflicto iniciado hace muchos años. Demasiados. Ya faltaba poco para que todo terminara. La Profecía empezaba a cumplirse y no había vuelta atrás.

Otesania – 2015

Micro-relato – “¡Buenas noches vida!”

buenas noches vida

Soñar es fácil para aquellos que todavía tienen sueños igual que escribir es fácil para quien tiene una buena historia que contar.

Estaba sentado frente al ordenador portátil del que no se había despegado en las últimas cuarenta y ocho horas. Sonó el teléfono pero no contestó. Ya era tarde. Demasiado tarde. Bebió el último sorbo de la taza. Cerró el cuaderno y lo dejó sobre la mesa. Volvió a abrirlo y escribió cuatro palabras más. “Fin de la historia”. Cerró los ojos y deseó poder tener sueños, dulces sueños, aunque ya no sería posible. ¡Buenas noches vida!

Otesania – 2015

¡¡Esto tampoco es una CRÓNICA del Concierto de STAFAS en la Sala Hebe de Madrid!!

STAFAS_HEBE_07032015_ (2)

Una vez más…. ¡¡¡No tengo palabras!!!
¡¡Qué bien me lo he pasado esta noche en el concierto de Stafas!!
¡¡Qué bonito se “siente” el Rock así…cerquita del escenario arropada por un montón de gente disfrutando “todos a una” de la magia que transmiten las letras de esta pedazo banda!!
¡¡Qué recuerdos siguen pasando por mi mente y qué sensaciones recorren mi cuerpo escuchando a Michel Molinera hablar de aquel 11-M que nadie va a olvidar jamás!!! (casi me haces llorar, “jodío”!!)
¡¡Qué mal rato pasé hasta que pusieron el aire acondicionado viendo que os estabais asfixiando de calor sobre las tablas!!
¡¡Qué grande Javier del Palacio tocando el bajo “a dedo” en algunos momentos, moviéndose por el escenario sin parar, con mucha “actitud” rockera todo el tiempo (a pesar del calor.. jejeje) y cantando todos los temas…. Que digo yo, Michel…. Si Javier se sabe las letras por qué no le pones un micro y que te haga también los coros junto a Jimi? O es que canta “para adentro” como yo y sólo mueve los labios? Jejeje
Qué grande Jimi a la guitarra!!! Hoy lo tenía muy cerquita y me fijé en los pedazo solos que se marca!!
Y el “sevillano”? Qué puedo decir del “sevillano”?…Sr. Linares… Oscar… Me quito el sombrero…. No se puede tener más arte!!! Transmitir lo que tú transmites no está al alcance de todo el mundo…Ser capaz de valorarlo y tener la oportunidad de vivirlo en directo tampoco. Yo he tenido la suerte de vivirlo ya dos veces y espero que sean muchas más…. Gracias por esos minutos que nos regalas en cada concierto para que podamos “sentir” de cerca ese arte que llevas dentro y por hacernos mover a ritmo de Rock&Roll al frente de la batería de esta gran banda.
Tremendo también Michel con sus chascarrillos, moviendo al personal con esa serenidad que dan los años sobre el escenario y con la tranquilidad de saber que tienes un buen puñado de grandes canciones que la gente te va a ayudar a cantar porque las ha hecho suyas hace tiempo.
Una vez más….Gracias STAFAS!!!…. El concierto de la Caracol fue importante pero a la vez muy triste para mi… Dije que me desquitaría en el siguiente…. Que lo disfrutaría el doble…. y… ¡¡Así ha sido!!! La Música nunca me ha defraudado…Siempre ha sido y siempre será mi “medicina para el alma”. La única pequeña “tristeza” que ensombrece lo bien que me lo he pasado esta noche es al pensar en aquellos me me hubiera gustado que estuvieran allí conmigo. Me gusta compartir los buenos momentos y cuando sé que los va a haber no me canso de avisar a la gente de mi alrededor peeeeeero…a veces algun@s no me hacen caso y se empeñan en perderse momentos irrepetibles como este conciertazo de puro Rock&Roll que nos ha ofrecido Stafas…. Más no puedo hacer… Sólo repetir de nuevo aquello de que….¡¡No es lo mismo leerlo que vivirlo!!! ….y esperar/desear que se apunten al próximo… 🙂 🙂

¡¡¡Grandes STAFAS!!!

– Otesania –
(Madrugada del 7 al 8 de marzo de 2015)

Sobre lo que sucedió la noche del 31 de enero en la Sala Excalibur de Madrid.

ANTIGUA EXCALI

Siempre os digo que no es lo mismo “leerlo” que vivirlo y por eso, cada vez escribo menos crónicas de los conciertos a los que voy. No quiero que os conforméis con leerlo… Quiero que lo viváis porque, lo que transmite la Música en directo, no se puede explicar por mucho que se intente. Y si no… decidme….¿Cómo podría explicar yo lo que sentí cuando llegué y vi que la Excalibur estaba “hasta la bandera”? Tengo mala memoria, ya lo sabéis, pero no recuerdo haberla visto tan llena para un concierto hace muchísimos meses. ( ¿O han sido años? ) ¡Cómo podría explicar lo que sentí escuchando una vez más en directo “Quiero volar”; esa canción que se incrustó en mi mente y en mi piel un día y ahí se ha quedado para siempre. Sin lugar a dudas, un temazo!! (aunque algún “iluminado” diga lo contrario). ¡Cómo voy a explicar lo que se siente cuando ves a Jorge Orlando Vilche (el quinto “ANTIGUA”… jejeje) “rapeando” en “Mientras caiga de pie” o a Star Mafia Boy (esta vez sin su guitarra pero…¡Qué grandeee! o a Angelita Gómez haciendo un duetto con el Sr. Olmos en el temazo “Luz”, con tanto feeling que se me puso la piel de gallina! ¡Cómo puedo transmitir lo que sentí viendo a Fran Rodríguez al bajo, sin parar de moverse por el escenario disfrutando de cada tema y junto con Abraham Blázquez a la batería, marcardo a la perfección las bases rítmicas del concierto…!¡Cómo expresar la alegría que me da ver como Marco Tejedor, el nuevo guitarrista de ANTIGUA, va poco a poco encontrando su lugar en la banda…!¡Cómo explicar lo que se “palpa” en el ambiente cuando disfrutas de un concierto desde la perspectiva de la última fila y ves una sala abarrotada de gente coreando todos los temas, llevando el ritmo de las melodías con los brazos en alto, portando algunos de ellos esas “antochas” de luces de neon de colores que dan calidez al ambiente, sobre todo en las baladas, y disfrutando “a tope” desde el minuto cero! ¡Cómo explicaros lo que sentí al ver a Juan Olmos radiante sobre el escenario… derrochando carisma… entregándose por entero al público… regalándonos su voz (que tiene para dar y tomar) y agradeciendo una y otra vez nuestra presencia en la Excalibur aquella noche! (El “sold out” una semana antes del concierto también hace muuuchos meses… o años… que no lo veo).

Nadie quiso perderse este concierto de “fin de gira” de ANTIGUA y no era para menos… Todos sabíamos que iba a ser muuuy especial…y lo fue… porque…. ¡¡”Ya es tarde para dejarlo”!!

…. No…. No es fácil explicar todo eso en una crónica y por eso vuelvo a repetir…. Acudid a los conciertos porque…. ¡¡No es lo mismo “leerlo” que “vivirlo”!! Para saber lo que se siente hay que estar allí…. Hay que disfrutarlo porque cada concierto es único e irrepetible.

ANTIGUA…. Una vez más…. GRACIAS por la MÚSICA…. GRACIAS por hacerme sentir “viva”… GRACIAS por dejarme sin palabras… GRACIAS por darme una buena excusa para empezar de nuevo a “salir”.

¡Algo está cambiando!
Tengo mi paz.

Otesania – 2015