Pinceladas de Cordura (156)

La Vida son «momentos» que duran un instante….y nunca más vuelven.

Tú decides con quién o quiénes quieres compartir cada uno de esos instantes y si te quieres perder…o no.. los momentos importantes de aquellos a los que más quieres.

©️Otesania 2021

Pinceladas de Cordura (155)

Cuando crees que lo tienes todo…no tienes tiempo de nada…y cuando crees que lo has perdido todo…te das cuenta que lo más valioso sigue estando ahí….El tiempo para hacer todo aquello que te gusta y para lo que no te daban las horas….La salud para poder disfrutar al máximo de tu tiempo…La familia que nunca te falla…y los verdaderos amigos que…como alguien dijo por ahí…»son aquellos que se quedan, cuando todos los demás se han ido.»

©️Otesania 2021

¿Patrimonio?

Al hilo de esta reflexión… surgió la «Pincelada de Cordura» (80)…. 🤔

Hace tiempo que lo tengo claro pero hoy, a pocos meses de llegar al medio siglo de vida, lo voy a compartir con vosotros  para que me digáis qué os parece…(si queréis, claro). 😊

Muchas personas piensan que aumentando su «patrimonio» se sentirán mejor y serán más felices y, por eso, cuando compran un coche enseguida quieren otro mejor… Cuando compran la casa de sus sueños rápidamente se les queda pequeña y buscan conseguir otra mayor…. Cuando encuentran al hombre o a la mujer «de su vida», en breve, lo que eran virtudes a sus ojos, se convierten en defectos y dejan de ser tan perfectos (léase arrugas, barriguita, calvicie…) así que…a cambiar de pareja también!! (y si puede ser 20 años más joven, mejor)…Aquel trabajo que añorabas y conseguiste… resulta que tampoco es tan perfecto….porque el sueldo ya no te da para el nivel de vida que quieres…así que…¡Vamos a buscar otro aunque eso suponga estar trabajando 25 horas al día! 

Basamos nuestra felicidad en el dinero…. Creemos que cuanto más tengamos… más subiremos en el escalafón y más felices seremos…y no es así…

Cierto que el dinero es necesario. Tener suficiente para pagar las facturas es fundamental para vivir sin preocupaciones (sobre todo cuando vas por la tercera pareja y tienes un par de hijos con cada un@)…pero…

¿Quién/quienes te consuelan  cuando estás triste?

¿Quién/quienes te cuidan cuando estás enferm@?

¿Quién/quienes te escuchan cuando tienes esa angustia en el pecho que todos conocemos y necesitas desahogarte?

¿Quién/quienes te tienden la mano en el trabajo para ayudarte cuando hay algo que no sabes o cuando intentan boicotearte?

¿Quién/quienes recorren cientos de kilómetros para rescatarte si te quedas «tirad@»?

¿Quién/quienes te prestan un hombro sobre el que llorar?

¿Quién/quienes comparten su valioso tiempo libre contigo?

¿Quién/quienes te regalan una sonrisa, aunque veces su alma esté también llorando, porque saben que tú necesitas su apoyo?

¿Quién/quienes te miran con ternura y no con pena porque sufren contigo cuando ven que tú sufres ?

¿Quién/quienes te quieren tal como eres, con tus virtudes y tus defectos?

¿Quién/quienes te echarán de menos cuando te hayas ido?

No será el dinero…. Ni las propiedades que tengas…Serán personas…. pero no las personas que se hayan acercado a ti por lo que «tienes»…. Sino por lo que «eres».

Cuida a las personas más valiosas que la vida ha puesto a tu lado para recorrer este camino: tu familia…y elige muy bien al resto de personas que te acompañarán: tu pareja…y tus verdaderos amigos… Ellos son tu verdadero patrimonio.

Si consigues dejar tras de ti un buen puñado de personas que te recuerden con cariño y te echen de menos cuando te hayas ido, significará que conseguiste tu objetivo en este mundo…que te fuiste siendo inmensamente ric@ y alcanzarás la verdadera inmortalidad…porque siempre permanecerás en la memoria de los que te amaron y a los que amaste de verdad.

© Otesania 2018