Mi mochila…

Llevo una mochila cargada de desilusiones, de desencuentros, de desamores. Una mochila que pesa cada día un poco más por el dolor, la angustia, la enfermedad y la tristeza por los que se fueron.

Parece llena pero no…También hice hueco para guardar todas las sonrisas….las gotas de felicidad…las perlas encontradas en forma de canciones…los momentos irrepetibles junto a los que más quiero…los sueños cumplidos…los abrazos…los besos… los “te quiero”… los “¿Nos vemos y tomamos un café?

Llevo una mochila que rebosa sensaciones y sentimientos…que rebosa experiencias…No necesito más. El resto lo dejé en casa….junto al móvil, las llaves y la cartera.

©️ Otesania 2019

Anuncios

Pinceladas de Cordura (121)

Si vienes a mi, acércate con respeto y serás respetado.

No me decepciones y haré todo lo posible por no decepcionarte.

Háblame con educación y cariño y yo responderé de igual modo.

Escúchame y te escucharé..

Sonríe y te sonreiré.

Cuídame como si yo fuera tú…y yo te cuidaré como si tú fueras yo.

©️ Otesania 2019

¡¡Un millón de gracias….siempre!!!

A los que están cerca…y a los que “viven” al otro lado…A los que son y los que serán…Ya seas hombre o mujer, amigo o desconocido….

¡Gracias!

Por cederme el asiento…cuando notas en mi cara el cansancio.

Por acomodar tus pasos a los míos, que son más cortos…cuando caminamos juntos.

Por hacerme sonreír cuando me ves triste….y no parar hasta que lo consigues.

Por esperarme sin impacientarte cuando llego unos minutos tarde…y no he podido avisarte..

Por darme los buenos días si coincidimos en el ascensor…aunque no nos conozcamos.

Por regalarme una rosa.. Sin motivo… Sin excusa… Sin intención…. Sin miedo.

Por acordarte de mi y llamarme o enviarme un mensaje…aunque sólo sea para decirme…«¡Hola! ¿Cómo estás?»

Por escuchar mis consejos…pero también…por no escucharlos y ser tú mism@.

Por contar conmigo cuando tienes algo que celebrar…y no sólo para pedirme algo.

Por preguntarme cómo estoy…y preocuparte de si estoy bien realmente.

Por escucharme cuando necesito soltar toda la angustia que llevo acumulada en el pecho… y enviarme toda tu energía para ayudarme a ver el lado positivo de las cosas.

Por “leerme”…porque eso significa que te importa lo que pienso… lo que siento y me anima a seguir escribiendo….a seguir soñando…a seguir creciendo.

Por tus “me gusta” y tus comentarios… porque eso me indica que hay “vida” al otro lado de este mar de palabras…y me da aliento.

Por acompañarme en alguna de mis locuras…porque eso me hace sentir menos “loca”…aunque sólo sea un momento.

Porque me apetecía…porque sí y porque la gratitud…la generosidad… la educación y el Amor no entienden de género, raza, religión, gustos musicales, ni ideas políticas.

© Otesania 2019

¡Gritando en silencio!

60DB15E2-2DFA-43F0-8CAD-CB20179AA2FE

Hace unos días que estoy sin voz y, aunque no es la primera vez que me pasa y ya no me asusta, sigo sin acostumbrarme a estar tantos días “en silencio”. 

Cuando pierdes la voz notas que algo importante te falta. No puedes dar salida a todo lo que se acumula en tu mente expresándote en voz alta y tu pensamiento es el único que puede oirte… Te invade tu propio silencio y te hace pensar/reflexionar más que nunca…(¡Justo lo que me faltaba!! 😂)

¡Qué difícil es expresarse cuando no se tiene voz!

¡Qué difícil es “hacerse oír” cuando nadie puede oirte!

Y…¡Qué fácil es manejar y manipular a la gente cuando no le permites que alce la voz… que se exprese!

¿Cuántas voces estarán ahora mismo ahogadas, como la mía, deseando hacerse oír y no porque sus cuerdas vocales estén dañadas, sino porque, aunque griten, saben que nadie les escucha? Porque les han quitado uno de los derechos más preciados que tenemos los seres humanos: la capacidad de comunicación, nuestra capacidad  para expresar lo que sentimos, lo que pensamos… lo que creemos justo.

Si…. No nos equivoquemos….A pesar de las redes sociales donde parece que todos opinamos de todo… e incluso algunos compartimos ideas y pensamientos basados en nuestra experiencia, no sirve de mucho porque, es como gritar en mitad del desierto… Son gritos ahogados  en el silencio de la vorágine que nadie escucha…o casi nadie.

Por eso me pregunto… ¿Estaremos viviendo la deshumanización del ser humano? 

Quizá sean las máquinas y la inteligencia artificial la que nos haga comprender dónde está el valor de nuestra humanidad… Dónde está el valor del pensamiento… De las ideas … De las palabras… ¿En qué momento perdimos esos valores…? Ese continuo aprendizaje basado en la experiencia… Ese poder compartir ideas para mejorar las cosas y que se nos escuche… 

Por eso me pregunto…¿En qué momento perdimos la “voz” o dejamos que nos la ahogaran y…si aún estaremos a tiempo de recuperarla y hacernos oír antes de que sea tarde… antes de perder del todo nuestra humanidad, nuestra capacidad para comunicarnos de forma eficiente y desaparecer como raza….?

Si… Lo sé…Estoy gritando en silencio…🙄

© 2018 Otesania