Pinceladas de Cordura (138)

Presta atención a tus «mayores». Escúchalos… cuídalos… dales un poco de tu tiempo y mucho, mucho cariño y ellos te lo devolverán multiplicado… en forma de valiosas enseñanzas que han acumulado en el trascurrir de sus vidas.

©️ Otesania 2020

Pinceladas de Cordura (83)

063C970A-B207-4A21-BD9D-CAF2E363A995

Si de verdad quieres  ser feliz… comparte lo poco o mucho que tengas con los que tienes alrededor… Comparte…

Comparte momentos… Comparte sonrisas … Comparte experiencias… Comparte sueños… Comparte caricias… Comparte ilusiones… Comparte recuerdos…. Comparte besos… Comparte Alegría… Comparte proyectos… Comparte el futuro y el presente… Comparte un techo… Comparte tu Música… Comparte cariño… Comparte esperanza… Comparte pensamientos… Comparte tus fuerzas y hasta comparte tu aliento porque, al compartir, recibes de vuelta lo que has dado pero multiplicado por mil o quizá sólo por ciento y porque…¿De qué nos sirve tener una vida maravillosa si no somos capaces de compartirla con nadie… Ni tan siquiera unos pocos momentos?

© Otesania 2018

Micro-Relato IV – El Maestro

el maestro

Nadie sabía su edad. Parecía demasiado viejo para ser joven y demasiado joven para ser un viejo. Esperaba sentado sobre la alfombra a su alumno más querido, que se retrasaba, mientras escuchaba una suave melodía. Habían pasado diez años desde que el muchacho apareciera en su casa buscando ayuda… En cuanto lo vio supo que era “Él”. Aquel que tenía que llegar. En estos años poco había cambiado… o eso parecía. El alumno seguía teniendo cara de niño pero ya no era un recipiente vacio. El Maestro había volcado en él toda su sabiduría. Ahora era el más valioso de los hombres, aunque Él todavía no lo sabía.

-Otesania- 2015