Escritos · Pinceladas de Cordura

Pinceladas de Cordura (155)

Cuando crees que lo tienes todo…no tienes tiempo de nada…y cuando crees que lo has perdido todo…te das cuenta que lo más valioso sigue estando ahí….El tiempo para hacer todo aquello que te gusta y para lo que no te daban las horas….La salud para poder disfrutar al máximo de tu tiempo…La familia que nunca te falla…y los verdaderos amigos que…como alguien dijo por ahí…»son aquellos que se quedan, cuando todos los demás se han ido.»

©️Otesania 2021

Escritos

Quererte duele…

(Imagen extraída de Pintarest)

Sí…Quererte duele, ¿Sabes?

Quererte duele pero… no podía alejarme de ti porque estaba atrapada en el sonido de tu voz y en el silencio de tu ausencia.

No fue fácil pero… poco a poco lo conseguí… Me fui de puntillas… lentamente y sin hacer ruido… para que no te dieras cuenta.

Intenté no pensarte para no echarte de menos… Intenté dejar de quererte.

Se fueron las mariposas que revoloteaban en mis entrañas y sentí su ausencia… que también duele.

Hoy te escucho a lo lejos y te veo feliz y eso me hace feliz… pero aún duele.

Quien sabe… Quizá mañana deje de doler y la Vida me sorprenda con un Amor correspondido que me haga sentir lo mismo por otra persona…un Amor que consiga que regresen a mí las mariposas y que logre que este dolor desaparezca para siempre.

El tiempo dirá.

©️ Otesania 2020

Escritos

Tiempo al tiempo

Rescato este escrito/reflexión publicado en Facebook hace hoy ocho años… ¡¡¡Cómo  pasa el tiempo!!!

215F1366-E403-4148-9758-9FA59A0BEA46

Si…. Es verdad que el tiempo cura las heridas…

Si…. Es verdad que el tiempo aclara las ideas…

Si…. Es verdad que el tiempo pone a cada uno en su lugar…

Si…. Es verdad que el tiempo da y quita razones….

Si…. Es verdad que con el tiempo llega el olvido….

Si…. Es verdad que a veces es mejor dar tiempo al tiempo.

Si…. Es verdad que todo esto se aprende….. con el paso del TIEMPO.

© Otesania – Noviembre 2010

Pinceladas de Cordura

Pinceladas de Cordura (83)

063C970A-B207-4A21-BD9D-CAF2E363A995

Si de verdad quieres  ser feliz… comparte lo poco o mucho que tengas con los que tienes alrededor… Comparte…

Comparte momentos… Comparte sonrisas … Comparte experiencias… Comparte sueños… Comparte caricias… Comparte ilusiones… Comparte recuerdos…. Comparte besos… Comparte Alegría… Comparte proyectos… Comparte el futuro y el presente… Comparte un techo… Comparte tu Música… Comparte cariño… Comparte esperanza… Comparte pensamientos… Comparte tus fuerzas y hasta comparte tu aliento porque, al compartir, recibes de vuelta lo que has dado pero multiplicado por mil o quizá sólo por ciento y porque…¿De qué nos sirve tener una vida maravillosa si no somos capaces de compartirla con nadie… Ni tan siquiera unos pocos momentos?

© Otesania 2018

Escritos

Con el tiempo…

paso del tiempo

Con el tiempo aprendí que las cosas más importantes de la vida no son cosas y que es mejor ser rico en amigos y pobre en dinero, que rico en dinero y pobre en amigos.

Que los amores vienen y van mecidos por las olas de la vida pero los verdaderos amigos permanecen a tu lado varados en la orilla para siempre.

Aprendí que la Música puede ser medicina para el alma pero sólo aquellos que te quieren pueden ayudarte a cerrar por completo tus heridas.

Con el tiempo aprendí que los más lejanos a veces se convierten en los más cercanos y que los que tenemos al lado a veces están muy lejos.

Aprendí que los silencios pueden hacer más daño que las palabras porque algunas veces, lo que más duele es aquello que nunca se dijo.

Aprendí que una sola palabra puede romperte el corazón y una frase cambiarte la vida.

Que la vida es demasiado corta para desperdiciarla en batallas perdidas… que el pasado nunca vuelve y que el futuro se construye cada día.

Aprendí que la soledad puede sentirse aún estando rodeado de mucha gente y que te puedes sentir dulcemente acompañad@ en la soledad de una casa vacía.

Que las palabras se las lleva el viento y que el Amor se demuestra con pequeños detalles cada día.

Aprendí que la confianza es frágil y que una vez perdida es dificil volver a recuperarla.

Que es mejor no juzgar a las personas por las cosas que hicieron porque no sabes qué habrías hecho tú en sus mismas circunstancias.

Aprendí que el día tiene pocas horas y que el tiempo, junto con la salud, es lo más valioso que nos regala la vida.

Con el tiempo aprendí que se puede llorar sin lágrimas pero no se puede ser feliz sin sonrisas.

Aprendí que a veces el corazón duele cuando piensas en la persona que amas porque ansías estar a su lado y la vida no te deja.

Que un abrazo da calor y seguridad a quien lo recibe y expresa el Amor de quien lo entrega.

Que una sola mirada puede atravesarte el alma, llegar hasta donde nunca consiguió llegar nadie y desarmarte por completo porque las miradas dicen lo que siente el corazón… y los labios callan.

Aprendí que una sonrisa puede iluminar un día gris y una voz acariciarte el alma.

Que unas pocas palabras escritas pueden reconfortar tu espíritu y darte la fuerza que necesitas para seguir adelante.

Que un beso podría reconstruir una vida y que nunca es tarde para comenzar de nuevo.

Con el tiempo aprendí que todo ocurre por alguna razón y que cada paso que damos nos conduce hacia nuestro destino.

Aprendí que dejarse guiar por el corazón es importante pero tampoco es bueno perder la cabeza porque los “ojos del corazón” distorsionan la realidad y la cabeza siempre pone una pizca de cordura.

Que si alguien te quiere de verdad deseará que camines a su lado, en lo bueno y en lo malo, para continuar el viaje de la vida juntos. Ni delante, ni detrás… Unidos para impulsarse y darse fuerzas mutuamente cuando el viento sople en contra.

Aprendí que cuando no sabemos bien lo que queremos, y dejamos nuestra vida a merced del viento, corremos el riesgo de perder lo que más nos importa…. porque nadie está dispuesto a esperar eternamente.

Aprendí que, aunque el tiempo avanza sin remedio, todavía es posible amar para siempre y que nunca debes rendirte, nunca debes dejar de perseguir tus sueños porque a veces, sólo a veces, la vida te sorprende… y tus sueños pueden hacerse realidad.

Aprendí a vivir, a convivir, a amar, a no odiar, a reír, a llorar, a perder, a ganar, a mirar de nuevo al futuro y a reconstruir una vez más mi vida…..y todo esto lo aprendí…con el paso del tiempo.

Otesania – 2014