Crónicas · Música

ALHÁNDAL: ¡Nadie te lo va a poder contar! ¡Hay que haber estado allí para «sentirlo»!

¡Nadie te lo va a poder contar! ¡Hay que haber estado allí para «sentirlo»!

Crónica del Concierto de ALHÁNDAL en la Sala Moondance Live de Madrid
-24 de junio de 2016-

Después del concierto en «acústico» tenía ganas de verlos en «eléctrico» y si… lo reconozco… la otra vez me pillaron por sorpresa…pero esta vez iba preparada porque ya intuía lo que podría encontrarme… aún así…. ALHÁNDAL volvieron a sorprenderme de principio a fin…. y nunca mejor dicho….porque me sorprendieron al principio… me sorprendieron durante…. y me sorprendieron muy gratamente al final… pero… no nos precipitemos y empecemos por dónde empieza todo… por el principio… 😉

Con algo de retraso sobre el horario previsto, comenzaron ARGOS, a los que había oído nombrar, aunque no los había visto nunca en directo y me dejaron muy buenas sensaciones. Tengo que seguirles la pista porque estuvieron bastante bien intentando caldear, con su mezcla de heavy metal melódico/hard rock, un ambiente muy frío al principio, no sé si por la excesiva iluminación de la sala con cientos de led blancas en una franja alrededor de todo el perímetro o porque la mayoría de gente volvió a llegar tarde, como viene ocurriendo últimamente en todos los conciertos. Me gustaron especialmente las guitarras a cargo de David Santamaría y también me llamaron la atención las letras… Tendré que «investigar» un poco más sobre esta banda y ponerme al día.

Terminado el concierto de Argos veo que bajan la intensidad de las luces led y estas empiezan a adquirir tonalidades más «cálidas». Entonces me relajo porque sé que ahora sí…el ambiente es el apropiado para lo que yo espero del concierto de los malagueños Alhándal….¡Y vaya si lo fue! Salen al escenario y veo a Yiyi Vega (vocalista y guitarra) y a Juan Zagalaz (guitarra solista) a los que ya conozco del acústico que hicieron aquí en mayo, que vienen esta vez acompañados de Francisco Nieto al Bajo, Germán Villén a los Teclados y Carlos Núñez a la Batería. Están en el escenario pero nadie emite ningún sonido… Entonces empieza a sonar una locución… Se oye una voz femenina que nos recita el poema «La Balada del Agua del Mar» de Federico García Lorca con una melodía de fondo y eso, que a mí me recuerda a lo que hago yo en mis colaboraciones en el programa de radio «La Frontera del Silencio», me pone ya nada más empezar, la piel de gallina. (¡Ojalá yo supiera recitar así de bien!). A partir de ahí las emociones fueron «in crescendo» porque el recitado del poema fue enlazado por la instrumental «Conjura» con esos acordes de guitarra, «que tocan la fibra sensible», interpretados por el maestro Juan Zagalaz junto con esa preciosa melodía de teclado, seguida de un amplio repertorio donde la mayoría de los temas eran de su último disco «Donde Empieza el Tiempo», que es el que venían a presentar y que es  donde están la mayoría de esos «temazos» de los que dije que me aprendería la letras para hacer los coros….y los hice…para «adentro», sí…pero los hice!! jejeje

Como dije el viernes… ¡Qué bonito se «siente» la Música de ALHANDAL! ¡Cómo me gustan en directo y en eléctrico «Perder el Norte», «Azul y Sal», «La trampa del ayer», «Jardin del sur», «Mentiras de verdad» o «Ecos de un tiempo»! ¡Cuánto feeling en esas cuerdas de guitarra que cobran vida en las manos de este gran guitarrista que es Juan Zagalaz, sobre todo en temazos como el «Ritual de la pena» o «Canción del retorno», donde vi que Juan sustituía con un pedal el efecto de  la Steel Guitar que utilizó para el concierto en acústico! ¡Cómo envuelven y crean ese ambiente tan especial que invita a la ensoñación… a cerrar los ojos… y a «mecerse» al son de la música tanto las melodías de guitarra como los teclados! y… ¡Qué bonito canta Yiyi Vega! Como dije cuando los vi en acústico, su voz destila un poso de melancolía en algunos temas que te hipnotiza e invita a soñar y te transporta a otro lugar y otro tiempo pero, en otros, transmite la fuerza racial del pueblo andaluz y ese «duende» que sólo tienen los vocalistas del Sur. Su labor como frontman es indiscutible creando esa conexión con el público que termina haciendo coros o palmeando en los temas más «flamencos» que se prestan a ello como «La Leyenda del tiempo» o «Dueña de mi despertar» donde las bases rítmicas también hacen una gran labor y es que, tanto la batería como el bajo están muy bien defendidos hasta el punto de llamarme la atención varias veces la limpia ejecución de Carlos Nuñez al frente de la baquetas. No faltó tampoco en esta ocasión, la versión de «Pongamos que hablo de Madrid», que ya me fascinó cuando hicieron en acústico pero que en eléctrico suena aún mejor. Y tampoco faltó la versión de Medina Azahara «Paseando por la Mezquita» aunque, el remate final vino de la mano de «Canción del retorno», ese «temazo» que te acaricia el alma tanto con la voz de Yiyi como con las guitarras de Juan y de la mano de «Jardín del Sur», otro «temazo», para que nos fuéramos a casa impregnados de ese «embrujo» andaluz que destila esta gran banda malagueña y que consiguió «engancharnos» de tal forma que cuando se despidieron, nadie se movió porque queríamos más… Yo perdí la noción del tiempo así que no sabría decir cuánto duró el concierto pero, como acostumbra a pasarme cuando voy a los conciertos de mis bandas favoritas, a mi me pareció muuuuuy poco y no me hubiera importado que, llegados a este punto y cuando todo el mundo pedía a gritos «¡¡otra!! ¡¡otra!!»,  hubiera empezado todo de nuevo desde el principio pero…los tiempos de las Salas en Madrid no permiten esas alegrías y, tuvieron que terminar, no sin antes dejarme la última «sorpresa»… Cuando Yiyi empezó a decir que iban a terminar con una versión del tema «Abre la puerta» de Triana yo pensé…. «Ufffff» ¿Tenía que ser esa? ¡Verás si no la lío…y mini-crisis de ansiedad al canto como en los viejos tiempos!!» Ainssssss Algo se removió por dentro pero lo sentí allá al fondo…. muy al fondo…como algo lejano que ya no me afecta… y pude disfrutar al 100 por 100 de este temazo que hace ya mucho tiempo me hizo salir de aquel «letargo» en el que estaba sumida y… como no creo en las casualidades, estoy segura que la Música de Alhandal ha venido a mi para que yo pueda cerrar definitivamente un ciclo…una etapa de recuperación que empezó con la versión «Abre la puerta» que hacen Ars Amandi y que termina con la versión «Abre la puerta» que hacen Alhándal… para que…a partir de ahora… mi puerta esté sólo abierta de par en par al futuro….porque el pasado… ya es pasado.

Por eso… otra vez…

¡¡Gracias, Alhándal!!

¡¡Gracias por hacerme «sentir» vuestra Música!!

Como dije el viernes…  Ahora que os he visto en «acústico» y en «eléctrico» no sabría decir qué me gusta más… jejeje… Es imposible elegir así que cuando volváis por Madrid, ya sea en acústico o en eléctrico, allí estaré para veros….si nada lo impide… y espero que para entonces… los que se perdieron este concierto se hayan dado cuenta que nunca será lo mismo leerlo en las crónicas que haberlo vivido…. porque… la Música en directo está «viva»… Cada concierto de Alhándal es diferente… y esos momentos «mágicos» de conexión con el público que se crean en ellos son únicos e irrepetibles…Nadie te lo va a poder contar… ¡¡Hay que haber estado allí para «sentirlo»!! ¡¡Hay que haber estado allí para vivirlo!!

Otesania
Junio 2016

Crónicas · Música

Te eché de menos…

Te eché de menos…
(Concierto Ars Amandi – 7 mayo 2016 – Parque Aluche)

A veces tengo miedo. Vuelvo a tener esa desagradable y ya conocida sensación de que la vida me desborda. Suele coincidir con una racha de mucho estrés laboral, con un día gris o después de otro día que viví intensamente, cargado de múltiples emociones. Hoy es un día de esos… Es un día gris… Es lunes…otra vez… El sábado reviví una serie de emociones encontradas en el concierto de Ars Amandi, una de mis bandas favoritas… y te eché de menos. Me hubiera gustado compartir esos momentos contigo. Me hubiera gustado que hubieras visto cómo y cuánto disfrutaba la gente a ritmo de Rock Castellano con “Abula”, con “El Viajero” con “El monte ha caído”, con “Rubia de bote” o con “Abre la puerta”, esa canción que a mí me dice tantas cosas. Me hubiera gustado que vieras cuántos amigos “amandi” estábamos allí, cerquita del escenario, disfrutando de “nuestra” canción, “La Voz que me Guía”, como tantas y tantas veces. Me hubiera gustado que hubieras visto cuántos niños, futuros rockeros también, había correteando y brincando al son de la Música animados por Dani Aller, que como siempre, desbordaba energía sobre el escenario. Me hubiera gustado que pudieras disfrutar de las guitarras con «feeling»  de Manolo Arias y Nacho de Carlos, de las lineas del bajo de David Noisel, de las melodías de violín de Dani Rodriguez que le están dando últimamente ese toque tan  especial a los temas y de las baterías, que en ausencia de Teto Viejo, estuvieron a cargo de Oscar Pérez.  Me hubiera gustado que sintieras lo mismo que yo y que algún día tú también lo vivas con tanta intensidad, que los días posteriores notes que te faltan las fuerzas, como a mí, hasta que te viene de nuevo a la cabeza eso que escuchaste el sábado y que decía…. “Que los días te den fuerza….Que tu lucha sea la de vivir”. Me hubiera gustado tenerte allí a mi lado, apretándome la mano con fuerza como tantas veces y ver tu cara sonriente y sorprendida cuando salieron los dulzaineros y todos fuimos uno…. “Escuchando al corazón”.

Me hubiera gustado no tener que contártelo porque, como digo siempre, no es lo mismo leerlo que vivirlo pero… tú tienes toda la vida por delante y Ars Amandi tienen cuerda para rato así que..¡Ya habrá más ocasiones!.. De momento… Te traje algo para que lo guardes en tu cajita de los “tesoros”.

Ars Amandi…. ¡¡Graciassssssssssssssss!

-Otesania – 2016