Escritos

En 2015 seguiremos caminando…. Seguiremos aprendiendo….

seguimos caminando

Terminó el 2014 y, aunque nunca me gustó eso de “hacer balance» por aquello de que igual no me gusta el resultado, quiero, en unas “pocas” palabras (jajajaja), compartir con vosotr@s algunas de las cosas importantes que he aprendido en estos últimos 365 días…
En 2014 aprendí que, aunque me expreso mejor escribiendo que hablando, mi voz es parte importante de mí y la necesito también para expresarme. No valoramos realmente lo que tenemos hasta que lo perdemos… y yo, por desgracia, perdí mi voz otra temporadita este año 😦 😦
Aprendí que hay que dosificar las fuerzas… y dosificar el tiempo porque el día sigue teniendo sólo 24 horas y es imposible estar en todo… por mucho que me empeñe.
Aprendí que, aunque hubo gente que lo intentó, hoy por hoy, el único que es capaz de hacerme sonreír de verdad cuando no tengo ganas es el “pequeño saltamontes”…¡¡Los niños sí que saben cómo iluminar un día gris!! 🙂
Aprendí que a veces, sólo a veces, aún sigo sintiéndome muy sola a pesar de estar rodeada de mucha gente que me quiere. Esa “soledad” en medio de la multitud no se deja de percibir fácilmente y es algo que no le deseo a nadie.
Descubrí que ya conozco de memoria el camino de vuelta del “fondo del pozo”… y que soy capaz de salir de allí por mis propios medios, aunque con mucho esfuerzo y eso es bueno porque quienes pueden ayudarme no siempre van a estar disponibles cuando los necesite. Como decían por ahí… «cada palo tiene que aguantar su vela”… No hay otra.
Descubrí que la Música sigue siendo para mí un bálsamo que cura las heridas….Sigue siendo mi ”medicina para el alma” y que leer y escribir me sigue transportando a ese lugar mágico donde mis pensamientos y mis inquietudes encuentran la paz que tanto anhelo.
Aprendí que tengo que recuperar esa forma de ver la vida que tenemos cuando somos niñ@s y no complicarme tanto la existencia ni preocuparme tanto por cosas que no merecen la pena o por personas que nunca se han preocupado ni se van a preocupar por mí.
Aprendí que tengo que sonreír más y enfadarme menos…. porque a nadie le va a importar que yo me enfade pero a mucha gente que me quiere si le preocupa que esté triste.
Me di cuenta que, por desgracia, sigue siendo cierto eso de que cualquier persona puede sorprenderte pero sólo aquell@s que te importan pueden decepcionarte y que el cariño que se pierde por decepción nunca vuelve a ser igual que antes. Una pena.
En 2014 dolorosamente recordé, tres veces más..… que la vida es muy corta (nada ni nadie somos inmortales)… que hay que vivir cada segundo como si fuera el último actuando siempre desde el respeto hacia la vida de los otr@s y teniendo como única meta ser felices y hacer felices a los que nos rodean…. que debemos intentar dejar buenos recuerdos en las personas con las que convivimos para que, cuando piensen en nosotros, puedan recordarnos con una sonrisa …. y que hay que vivir “a tope” el presente…el aquí y el ahora porque… el futuro aún no existe y no sabemos si llegará y el pasado es… pasado y ya no importa.
En 2014 aprendí que se puede sentir tanta felicidad como tristeza asomándote al balcón de una mirada y que nunca hay que echar la vista atrás… Hay que seguir siempre caminando hacia adelante aunque cada paso de la vida duela así que… en 2015 seguiremos caminando…. Seguiremos aprendiendo… Salud, Amor y millones de Sonrisas para tod@sssssss 🙂 🙂 🙂
¡¡Nos vemos, un año más, en el camino de la vida!! ¡¡Feliz 2015!!

– Otesania –

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s